La empresa venezolana reaccionó después de que la vicepresidenta del gobierno en disputa, Delcy Rodríguez, anunció la venta supervisada en tres empresas de comida.

La empresa venezolana Alimentos Polar rechazó el bloqueo de los códigos del Sistema Integral de Control Alimentario (Sica) de la empresa, durante una supervisión que llevaron a cabo funcionarios del gobierno de en disputa de Venezuela de Nicolás Maduro.

A través de un comunicado, el viernes, el presidente ejecutivo de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, señaló que “no hay ninguna razón ni justificación para esta medida arbitraria».

«Sin los códigos Sica no podemos mover ni un solo kilo de producto”, indicó el comunicado.

En el comunicado se afirma que mientras los funcionarios llevaban a cabo la supervisión, se conoció la sorpresiva medida de la venta supervisada de todos los productos de Alimentos Polar, «sin que mediara procedimiento administrativo alguno, ni existiera justificación para esta medida».

Mendoza afirmó en el texto que, a pesar de toda la situación económica que vive Venezuela, los problemas en el suministro de combustible y energía eléctrica, la empresa sigue «produciendo y distribuyendo alimentos de calidad a precios ajustados a la realidad económica y cumpliendo con el país, conforme a las leyes venezolanas”.

Incluso, señaló que es de las pocas empresas venezolanas que garantiza el abastecimiento de alimentos en este momento tan crítico para el país.

SEE ALSO:
¿Han sido eficaces las recientes medidas contra Maduro?
Agregó que «en este momento Alimentos Polar es la única empresa que puede llegar a tantos venezolanos y brindarle la posibilidad de tener los productos más cerca de sus casas, a través de más de 35.000 puntos de venta atendidos de forma directa y más de 55.000 mediante la Red de Franquicias de Distribución Polar».

A través de su cuenta de Twitter, Alimentos Polar señaló que su red de franquicias de distribución seguirá trabajando.

Empresas Polar

@EmpresasPolar
Nuestros aliados comerciales, la Red de Franquicias de Distribución Polar, siguen trabajando, incluso hasta en los momentos más adversos, para llevar a todos los rincones del país nuestros productos. Hoy más que nunca, estamos apoyando a los venezolanos. #CuídateEstamosContigo

7.510
16:30 – 24 abr. 2020
Información y privacidad de Twitter Ads
3.504 personas están hablando de esto
Por su parte, el embajador del gobierno encargado de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vechhio, dijo que la administración de Maduro atacó de nuevo la empresa privada y que «el asalto a Coposa y control sobre Polar y Plumrose profundizará la crisis humanitaria».

CARLOS VECCHIO

@carlosvecchio
El régimen nuevamente ataca a la empresa privada en Vzla . El asalto a Coposa y control sobre Polar y Plumrose profundizará la crisis humanitaria. El problema no es la empresa privada es la dictadura . Esa política es la que llevó al país a su total destrucción.

1.894
18:52 – 24 abr. 2020
Información y privacidad de Twitter Ads
1.873 personas están hablando de esto
Medidas del gobierno en disputa
El gobierno de Maduro anunció el viernes nuevas regulaciones de precios a los alimentos, en medio del colapso económico y la falta de combustible en el país petrolero que está en cuarentena por la pandemia del coronavirus.

En las últimas semanas los alimentos se han encarecido por las dificultades en el transporte de los productos, pero el gobierno esta semana decidió volver a aplicar fijaciones de precios, lo que no se hacía desde 2018.

La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, anunció en la televisión estatal que se regularán los precios de 27 rubros y además se establecerá la venta supervisada en tres empresas de comida, entre ellas está una de las mayores industrias del país, Alimentos Polar.

«El presidente ha pedido un plan para la contención contra la especulación, un despliegue cívico militar para proteger y garantizar los derechos socioeconómicos de todos los venezolanos», dijo Rodríguez.

En 2019 el gobierno, tras las sanciones de Estados Unidos, relajó los controles, lo que permitió a las empresas importar con sus propias divisas y dejó a los comercios recibir pagos en dólares. Pero la flexibilización para superar la recesión llegó tarde, porque la producción ya estaba afectada por las regulaciones impuestas en casi dos décadas.

El gobierno adicionalmente decidió ocupar temporalmente por 180 días prorrogables a la empresa Coposa, una procesadora de aceites y grasas. Así como Plumrose y el Matadero de Turmero.

«Es una medida que busca garantizar la producción, pero busca también preservar no se convierta este factor de distorsión en un precio marcador especulativo», agregó la funcionaria.

La venta supervisada en tres industrias de alimentos está contemplada en la ley de precios justos, señaló Rodríguez.

Esta semana en zonas del oriente de Venezuela se han registrado protestas por el alza en los precios de algunos rubros básicos.