• WhatsApp: 8820-09-28
  • info@radiolivepower.net

Kylie Minogue, el éxito de la veteranía en la música y en los negocios

Kylie Minogue, el éxito de la veteranía en la música y en los negocios

La cantante es la primera artista femenina que consigue liderar la lista de ventas de álbumes en cinco décadas distintas desde su debut en 1987. Su marca personal triunfa con decenas de productos

En el año más atípico para la música, la mayoría de las estrellas del pop han optado por invitar a bailar con sus últimos trabajos. En un mundo sin salas de fiestas ni conciertos, las figuras del momento como The Weeknd, Lady Gaga o Dua Lipa han elegido recuperar este género surgido en los años 70 del siglo pasado. El objetivo, desafiar a la pandemia e inyectar nostalgia de la vida antes de la covid con la esperanza de volver a recuperarla. Kylie Minogue ha apostado más que nadie por este sonido, como prueba el título de su último trabajo, Disco, y ha triunfado por encima de los demás. Con la crítica rendida a sus pies calificando el álbum como uno de los mejores de su carrera, la australiana ha demostrado que a sus 52 años puede vencer sobre cualquier competencia joven y forjada en la era de las redes sociales. Sus nuevos temas han alcanzado el número uno en el Reino Unido, convirtiendo a la cantante en la primera artista femenina que consigue liderar la lista de ventas de álbumes en cinco décadas distintas desde su debut en 1987. Tras desbancar del primer puesto nada menos que a Ariana Grande, Kylie continúa con una promoción que está siendo una delicia para sus fans. Ha incluido conciertos online y divertidas apariciones televisivas como la que hizo en El Hormiguero hace unos días. Mientras, ella sueña con llenar su particular discoteca cuando acabe la pesadilla del coronavirus.

Disco, el decimoquinto trabajo de Kylie, no ha sido algo improvisado. Se empezó a fraguar antes de que estallara la pandemia global y confirma la tendencia de su anterior trabajo, Golden, en el que la superestrella proclamaba al mundo que necesitaba bailar para dejar atrás un profundo bache personal. Por aquel entonces, hace casi tres años, la australiana decidió centrarse en su carrera para superar la ruptura sentimental con el actor Joshua Sasse. Estaban comprometidos después de tres años de noviazgo, y en una entrevista a The Sun Kylie llegó a asegurar que se quedó hundida cuando terminó la relación. “El estudio ha sido mi salvador”, dijo entonces. El trabajo siempre ha sido su pasillo de seguridad, y ella no es de tomarse descansos. Pese a acumular ventas cercanas a los 80 millones de discos, Kylie es una marca que abarca multitud de negocios más allá de la música. Tiene una amplia gama de lencería y menaje de cama; un perfume y una línea de ropa y de maquillaje. Ha vendido relojes y gafas de sol, e incluso se ha atrevido con el vino. Un compendio de productos que habrían brindado a la diva una suma que ronda los 60 millones de euros.

En el año más atípico para la música, la mayoría de las estrellas del pop han optado por invitar a bailar con sus últimos trabajos. En un mundo sin salas de fiestas ni conciertos, las figuras del momento como The Weeknd, Lady Gaga o Dua Lipa han elegido recuperar este género surgido en los años 70 del siglo pasado. El objetivo, desafiar a la pandemia e inyectar nostalgia de la vida antes de la covid con la esperanza de volver a recuperarla. Kylie Minogue ha apostado más que nadie por este sonido, como prueba el título de su último trabajo, Disco, y ha triunfado por encima de los demás. Con la crítica rendida a sus pies calificando el álbum como uno de los mejores de su carrera, la australiana ha demostrado que a sus 52 años puede vencer sobre cualquier competencia joven y forjada en la era de las redes sociales. Sus nuevos temas han alcanzado el número uno en el Reino Unido, convirtiendo a la cantante en la primera artista femenina que consigue liderar la lista de ventas de álbumes en cinco décadas distintas desde su debut en 1987. Tras desbancar del primer puesto nada menos que a Ariana Grande, Kylie continúa con una promoción que está siendo una delicia para sus fans. Ha incluido conciertos online y divertidas apariciones televisivas como la que hizo en El Hormiguero hace unos días. Mientras, ella sueña con llenar su particular discoteca cuando acabe la pesadilla del coronavirus.

Disco, el decimoquinto trabajo de Kylie, no ha sido algo improvisado. Se empezó a fraguar antes de que estallara la pandemia global y confirma la tendencia de su anterior trabajo, Golden, en el que la superestrella proclamaba al mundo que necesitaba bailar para dejar atrás un profundo bache personal. Por aquel entonces, hace casi tres años, la australiana decidió centrarse en su carrera para superar la ruptura sentimental con el actor Joshua Sasse. Estaban comprometidos después de tres años de noviazgo, y en una entrevista a The Sun Kylie llegó a asegurar que se quedó hundida cuando terminó la relación. “El estudio ha sido mi salvador”, dijo entonces. El trabajo siempre ha sido su pasillo de seguridad, y ella no es de tomarse descansos. Pese a acumular ventas cercanas a los 80 millones de discos, Kylie es una marca que abarca multitud de negocios más allá de la música. Tiene una amplia gama de lencería y menaje de cama; un perfume y una línea de ropa y de maquillaje. Ha vendido relojes y gafas de sol, e incluso se ha atrevido con el vino. Un compendio de productos que habrían brindado a la diva una suma que ronda los 60 millones de euros.

radiolivepower